La idea “bulle” en sus cabezas. Una idea disruptora, novedosa, que solucionará muchos de los problemas infranqueables (hasta ahora) en su mercado. Tienen el equipo (2 personas) y ganas de presentar su solución al mundo. La fase de prototipado concluye con éxito. Es hora de llevar el modelo a una fase de producción.

Comienza el juego.

Lapiz, libreta y al tajo. Primero, entender al 120% qué tenemos entre manos. Esto implica sacarle los colores a sus papás; duro, pero necesario. Vamos a realizar una radiografía de todos las piezas del juego: desde el modelo de negocio que pretenden sus creadores, pasando por mercados, públicos objetivos, servicios complementarios con valor añadido, etc…

¿Lo tenemos? Suele pasar que durante estas conversaciones surgen dudas e ideas, en ocasiones muy buenas. Disponer de un prototipo, en el mejor de los casos, sólo es el punto de partida para definir un modelo de negocio. No nos dedicamos a eso, pero podemos ayudar. Lanzaderas como XXXXXXXXX trabajan para concretar un modelo mínimo viable.

Nosotros nos encargaremos de crear las herramientas para hacer viable ese modelo.

Resumen paso 1.

  • Tener una idea / prototipo.
  • Tener un modelo de negocio